Los seguidores en Twitter ¿Patrimonio del empleado o del empleador?

Por Oscar E Salazar*

El auge de las redes sociales, pero en particular de la red social de micro-blogging Twitter, ha llevado a que las compañías hagan presencia institucional en este medio de comunicación. Las ventajas son aún objeto de estudio por parte de las firmas de mercadeo, pero lo cierto es que pocas han resistido la tentación de crear una cuenta y empezar captar seguidores.

La estrategia suele ser simple, se crea una cuenta con la marca,  nombre o la razón social de la compañía y se maneja desde el anonimato todo tipo de información; desde anuncios de carácter publicitario como promociones y eventos, hasta convertirse en un canal más de atención al cliente, sobre todo en lo relacionado con quejas y reclamos.

En este punto, la cuenta de twitter de una compañía hace parte de sus activos intangibles, cuyo valor (si hubiese un método para medirlo) sin duda está estrechamente relacionado con el número de seguidores que tenga la cuenta, pues a un mayor número de ellos, cualquier mensaje se propagará a muchas más personas y con una velocidad mayor. De manera que una cuenta de twitter creada por inciativa de la empresa y administrada por sus propios empleados, pertenecerá a la empresa y su password de administración debe considerarse como estrictamente confidencial, de manera que cuando el empleado o empleados a cargo de ella, se retiren de la compañía no existan mayores traumatismos.

Frente a lo anterior, no sobra mencionar que tanto los reglamentos internos de trabajo, como los protocolos de seguridad informática deberán ser actualizados para que sean efectivos en este nuevo esquema. De esta manera si un buen día un empleado insatisfecho abandona la empresa y decide cambiar el nombre de la cuenta de twitter y continuar con ella a título personal frente a cientos o miles de seguidores, es posible iniciar acciones jurídicas con el fin, tanto de restablecer la cuenta, como resarcir el daño que puede sufrir la marca y el nombre de la empresa.

Lo que sí puede llegar a ser considerado un riesgo mayor, son aquellos casos en los que la cuenta de twitter se publica y administra dentro de una zona gris, piénsese en el caso de un reconocido presentador de televisión que emplea una cuenta de twitter para anuniciar tanto los asuntos propios de la cadena para la que trabaja, como aquellos de su estricta esfera y opinión personal. Si bien es cierto que los seguidores (el verdadero valor) de la cuenta han sido ganados, en parte, por la estrecha relación y asocio del público con el, empleador, no lo es menos que las opiniones vertidas en dichas cuentas, muchas veces son estrictamente personales (y de hecho no avaladas, o derechamente desautorizadas, por el propio empleador).

De manera que si la relación laboral entre este hipotético periodista y la cadena o el medio para el cual trabaja termina, somos de la opinión que no existe mecanismo jurídico para solicitar, se “devuelva” la cuenta de twitter al empleador, pues estaríamos ante una manifestación del derecho fundamental a la libertad de opinión y de expresión, incluso a una faceta más del nombre y al libre desarrollo de la personalidad, no teniendo más remedio la empresa que resignarse.

Sin embargo, el ejemplo anterior no es extrapolable en todos los casos. Una cuenta de twitter puede ser creada y manejada con el nombre de pila de un ciudadano, pero estar estrictamente dedicada a asuntos laborales, lo cual, eso sí, deberá quedar expresamente dicho en el contrato laboral o en el manual de funciones de la compañía, de manera tal que tanto la administración de la cuenta, como las opiniones (instituicionales estas) estén supervisadas por el empleador.

Finalmente, queda claro que en la medida que el uso de redes sociales se masifica, se presentan nuevas situaciones que deben recibir regulación por el derecho.  Mientras ello sucede, la mejor práctica es que las empresas, entiendan el funcionamiento de aquellas, y adopten políticas claras dentro de este campo para evitar inconvenientes.

*Abogado de la Universidad Nacional de Colombia, Especialista en Propiedad Industrial, Derecho de Autor y Nuevas Tecnologías de la Universidad Externado de Colombia, Máster LLM en Propiedad Intelectual de la Universidad de Turín. Ha sido Jefe de la Oficina de Registro de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, Abogado Senior de la firma Prietocarrizosa. Profesor de la Cátedra de Derecho de Autor en la Universidad de los Andes

Twitter @OscarESalazar
http://co.linkedin.com/in/oscarsalazar

This entry was posted in Derecho, Nuevas Tecnologías, Redes sociales and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to Los seguidores en Twitter ¿Patrimonio del empleado o del empleador?

  1. Pingback: ¿A quién le pertenecen mis seguidores? | Natalia Arias

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s